miércoles, 14 de marzo de 2018

¿Cuánto cuesta independizarte?


El otro día me encontré con esta imagen de Diario Presente y me di cuenta de que muchos tienen miedo ante la gran pregunta: ¿cuánto costaría independizarme? ¿Podré lograrlo en 6 meses o un año, o necesitaré más tiempo?


Por lo que ven en la imagen (hablando en pesos mexicanos), muchos de ustedes probablemente crean que será imposible lograr esa independencia, al menos en un futuro cercano. Pero antes de perder toda esperanza, analicemos algunas cosas.

Lo primero a tomar en cuenta es que no todos necesitamos lo mismo. Si bien estamos hablando de conseguir un espacio para vivir, algunos querrán algo grande o lujoso, mientras que otros no tengan problema con una sola habitación que funcione de sala-comedor-cuarto-cocina. Algunos querrán vivir 100% solos, otros podrán optar por la opción de conseguirse un roomie para dividir los gastos. También está la opción de rentar un departamento ya amueblado o semiamueblado, y de qué muebles y enseres consideras más importantes para ti: hay quienes no pueden vivir sin televisión y quienes podemos prescindir de ella.

Entonces, ¿cuánto cuesta independizarse?

Lo primero que debes definir es cuánto dinero estás dispuesto a invertir en una renta. Lo aconsejable es que tu renta no supere el 35% de lo que ganes, de manera que tengas dinero para todos los demás gastos (y créeme, son varios: agua, luz, teléfono, gas, celular, internet, etc.). 

Lo segundo a considerar es si deseas compartir con un roomie, lo cual reducirá bastante tus gastos, o si deseas hacer esto solo, lo cual también es posible, simplemente tendrás que ahorrar un poco más y ser más selectivo con lo que compras.

Luego debes definir tus prioridades de compras. Como mencioné en un post anterior, lo más fundamental es que tengas un colchón, refrigerador, vajilla y una estufa (aunque sea una parrilla eléctrica). Lo demás como sea puedes solucionarlo: lavar y planchar en lavandería o casa de tu mamá, vivir sin muebles una temporada, prescindir de electrodomésticos, etc.

Lo siguiente a considerar son los gastos de limpieza y despensa. Al independizarte necesitarás comprar un montón de cosas que, en contra de lo que dice la imagen, no serán $200 pesos mexicanos, sino como $2,000 por lo menos. Necesitarás una despensa básica con latas de frijol, atún, mayonesa, crema, queso, jamón, leche, mostaza, aceite, arroz, etc., etc., etc. Añade a eso artículos de limpieza para baño, cocina, limpieza general, trapos, escoba, trapeador, recogedor, cubeta, jerga, esponja para lavar trastes, y la lista sigue y sigue.

Generalmente no nos damos cuenta, pero usamos montonal de cosas día a día, y adquirir esos objetos será lo que más te cueste al inicio. Piensa que ni siquiera hemos hablado de vajillas, cubiertos, sartén, vasos, ollas, tijeras, cuchillos, toallas, sábanas, botes de basura, focos, etc.

A esto debemos sumar los gastos iniciales de cambiarte: un mes de depósito, un mes de renta, gastos de mudanza y cajas que deberás comprar para hacerla; el pago de agua, luz, teléfono, gas, basura, tal vez mantenimiento... Más tus gastos de ahora, como el pago de tu celular, el transporte a tu escuela o trabajo, las salidas con tus amigos, etc.

Y, por último, te aconsejo tener un colchón de por lo menos 3 mil pesos ahorrados "por cualquier cosa". Es probable que al cambiarte tengas que considerar poner cortinas (¡y son caras las condenadas!), además de que sería recomendable cambiar las cerraduras por seguridad. Tener el colchón también te ayudará con los pequeños problemas que suelen surgir cuando te cambias, como broncas de electricidad, plomería, detalles a reparar, muebles o electrodomésticos que necesites comprar, etc.

Mi consejo es...
Si ya estás planeando independizarte, ¡excelente! ¡Vas! Pero ve haciendo una lista de todas las cosas que necesitarás y llévate el cambio con calma, porque no es tan fácil como lo pintan (a menos que te vayas a un depa amueblado que venga hasta con vajilla...).

Cambiarte cuesta y cuesta mucho. Puede que los $37 mil que dice la imagen, puede que menos o que más, según los diversos factores que hablamos antes. Lo mejor es que programes todo con al menos un año de antelación. Ve comprando las cosas que puedas mensualmente, como toallas, sábanas, vajillas... y el resto ahórralo hasta llegar a tu meta planteada.

También es bueno ir avisando a algunas personas. Te sorprenderá la cantidad de amigos y familiares que podrían regalarte cosas de segunda mano o hasta nuevas. Incluso podrías aprovechar tu cumpleaños y Navidad para pedir que cooperen con algo de dinero o electrodomésticos a tu causa.

Recuerda también ir revisando las zonas donde te gustaría vivir para que te des una idea de las rentas, e incluso podrías aprovechar para preguntar por ahí cómo están los gastos de agua, luz, gas, etc. Por último, mantente informado de ventas nocturnas, baratas y rebajas, de manera que puedas hacerte de muebles y electrodomésticos a mejores precios o a pagos fijos sin intereses, eso te ahorrará una lana.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y comentar, ¡espero que nos sigamos leyendo! Un abrazo :)