miércoles, 17 de mayo de 2017

5 cosas que debes comprar al independizarte



Tomar la iniciativa de vivir sola es toda una experiencia, en especial si jamás has salido del hogar de tus padres. Pero a veces al dar este gran paso descubrimos un problema muy grande: el dinero.

Independizarse cuesta, y cuesta caro. ¿Por qué? Porque por lo general salimos de casa sin prácticamente nada más que nuestra ropa, libros y algunos objetos o muebles que nos regala algún alma caritativa.

¿Pero qué sucede cuando ni siquiera nos podemos llevar el colchón que hemos usado durante años? ¿O cuando únicamente tenemos ese colchón, pero nada más?

Hoy les traigo una lista de los imprescindibles que necesitas para vivir sola y empezar esta nueva etapa con lo básico. Olvídate de los lujos y los muebles, nada de un bar y televisión de pantalla plana... Lo primero en que debe irse tu sueldo es en lo siguiente:




1. Cama
Puedes no tener absolutamente nada en tu depa, pero siempre necesitarás una cama. No importa si solo es el colchón sobre el piso. Es más, ¡puedes comprarte unas colchonetas y unas mantas! Pero es técnicamente imposible irte a vivir a cualquier lugar si no tienes dónde dormir.

Tip:
¿Quieres ser práctica? Ahorra un poco más y consigue un sofá-cama. De esta manera, aunque no tengas muchos muebles en casa, tendrás un lugar donde tus visitas puedan sentarse durante el día, y donde tú puedas dormir por las noches.

2. Vaso, plato, cubiertos
No necesitas una gran vajilla. Vaya, podrías vivir incluso con desechables (aunque por el bien del planeta, no lo hagas). Si no quieres gastar mucho, ve a una tienda como Anfora o a un supermercado y busca platos de melamina o plástico, que suelen ser resistentes y baratos.

Recuerda que necesitarás al menos un vaso, plato hondo, plato plano y un juego de cubiertos. Y de paso, un cuchillo y tijeras, ¡nunca sobran!


3. Refrigerador
Esto es fundamental, en especial si hace calor. La mayoría de los alimentos que consumimos necesitan refrigerarse. E incluso las sobras de la fondita o los toppers de comida de casa de mamá o la abuela necesitarán estar protegidos contra el calor.

Tip:
Si de plano en tu presupuesto es imposible considerar un refri, compra una hielera y mucho hielo. No te servirá de mucho si hace demasiado calor, pero al menos lograrás que tus alimentos perduren un poco más a que si los tuvieras en la despensa.

4. Estufa
Si planeas comer en casa o hacerte tus propias comidas, es indispensable que consigas una estufa. Aunque muchos depas ya vienen con estufa incluida, te sorprenderá saber que no siempre es así.

Si por el momento tu economía no te permite comprar una estufa, opta por una parrilla. Hay de una, dos y hasta cuatro hornillas, de gas o eléctrica (checa primero el voltaje, no querrás un recibo de luz muy elevado). Eso sí: si compras estufa o parrilla, necesitarás de perdida una sartén, una olla y unas palas de cocina.

Tip 1:
Otra opción es comprar un horno de microondas. Si bien no es lo más saludable, te servirá para calentar lo que tengas en tu refri. No obstante, recuerda que en el micro no podrás cocinar muchas cosas, únicamente calentar o descongelar.

Tip 2:
Si por cuestiones de presupuesto tienes que escoger entre la estufa o el refri, ve primero por el refri. De nada te servirá tener la estufa si toda tu comida se echa a perder continuamente. Considera que hay alimentos como la mayonesa, la mostaza, la crema o el queso, que una vez abiertos debes refrigerarlos.

Hay muchas recetas de alimentos "fríos" o que no necesitas cocinar. Con un poco de suerte hasta hay horno de microondas en tu trabajo, o puedes intentar comprar comidas corridas en lo que logras ahorrar para una parrilla o estufa.


5. Lavadora
Vale, si tienes la opción de lavar en casa de tus padres, ni te apures de este gasto. Yo llevo un año yendo a lavar a casa de mamá sin problema. Solo tendrás que organizarte bien para que siempre tengas un par de calzones extras "por cualquier cosa".

Además, si tienes acceso a lavaderos, ¡estás del otro lado! O incluso, si tu presupuesto lo permite, puedes siempre acudir a la lavandería más cercana o hasta lavar en casa con ayuda de una cubeta y mucha paciencia.

No obstante, no descartes el comprar pronto una lavadora. Ya sea que vivas retirado de tus padres o que no siempre puedas contar con ir a su casa (¿qué tal que se van de viaje? ¿y si su lavadora se descompone?), estar gastando dinero en una lavandería es un gasto hormiga que a la larga te pesará.

Mejor ahorra un poco y trata de conseguir una sencilla y pequeña lavadora que te saque de apuros, ¡nunca están de más!


3 comentarios:

Gracias por pasarte y comentar, ¡espero que nos sigamos leyendo! Un abrazo :)