miércoles, 15 de junio de 2016

El arte de empacar libros



Los que ya conozcan mi otro blog (Los Mil Libros) sabrán que amo demasiado leer y que tengo muchos libros... tal vez demasiados. Creo que jamás me había dado cuenta de la cantidad de libros que tenía hasta que, claro, tuve que empacarlos y llevarlos a otro lugar. Eso es lo bueno de las mudanzas: terminas dándote cuenta de todo lo que tienes.

Ahora, empacar libros en una caja no es nada recomendable (y lo dice la voz de la experiencia: mi madre, así como anécdotas de amigos y familiares). El peso de los libros hará que la caja se desfunde en un 85% de las ocasiones, en especial si tienen que subir o bajar pisos cargando las cajas: a mayor movimiento, mayor posibilidad de catástrofe.

Tal vez pienses: ¡usaré cajas de plástico entonces! El problema es que, sin importar el material de la caja, tus libros se dañarán. El movimiento de la caja hará que los libros se muevan, provocando que las hojas y pastas blandas se doblen. Y, créeme, si amas tus libros, abrir esas cajas será como ver una película de terror.

¿Entonces? ¿Qué puedes hacer? ¡Amárralos!



Después de 10 mudanzas, puedo decirte que amarrar libros es la mejor opción porque 1) es más fácil cargarlos y transportarlos, 2) puedes llevar un fácil control sobre ellos y 3) no se maltratarán.


¿Qué necesitas? En el supermercado o en las ferreterías deberás comprar un buen mecate o una cuerda delgada, y unas tijeras.

Separa tus libros por tamaño de portadas, dejando los libros más gordos o pesados hasta abajo. Haz torres con ellos de entre 8 y 14 libros (tantea el peso y asegúrate de que no sean muy pesadas las torres de libros).


Luego viene lo divertido: toma el rollo de mecate y ponlo encima de la torre de libros, justo en su centro. Desliza un tramo de mecate por un costado y debajo del último libro, atravesándolo horizontalmente. Sube el mecate por el otro costado de tu torre de libros. Al llegar de nuevo arriba, sostén un poco de mecate al centro, junto con el rollo. Hasta aquí, te habrá quedado una "típica" envoltura de regalo.

Ahora desliza de nuevo el mecate por el otro costado de tu torre de libros. Vuelve a bajar, y haz que el mecate atraviese por debajo del último libro y vuelve a subir. Ahora tus libros deben estar protegidos por el mecate en cada uno de sus costados. Corta el rollo de mecate, asegurándote de tener suficiente mecate para hacer un nudo arriba.

Al final, te deberán quedar torres como ésta:


Consejo:

Cuando termines de amarrar todos tus libros, cuenta el número total de "torres". De esta manera, al llegar a tu nuevo hogar puedes verificar que estén todas. Si quieres mayor seguridad, cuenta el número total de libros por torre y anótalo con lápiz en la primera hoja del libro que esté hasta arriba. Así podrás asegurarte de que lleguen todos los libros que deberían.

¿Tienes más tips para empacar libros? Compártelos en los comentarios y... ¡suerte con tu próxima mudanza!



3 comentarios:

  1. ¡Hola, Montse!
    Cuántos libros :O Jaja y uno los ve en las estanterías y piensa que ni son tantos y no deja de comprarlos xD
    En mi casa siempre han habido libros y cada que nos mudábamos era un problema llevarlos de una casa a otra, como bien mencionas, las cajas se desfundan y si no lo hace, son tan pesadas que resulta muy difícil cargarlas, más si vives en un último piso (como yo u.u). No sabía es truco de atarlos con una cuerda, pero lo aplicaré cuando tenga que volver a mudarme.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, es toda una odisea mudarte con libros, jajaja. ¡Un abrazote!

      Eliminar
  2. Hola, acabo de ver el post y parece muy útil sólo que no sé qué tan bueno sea en mi caso pues yo me mudaré a otro estado, y parece que mandaré mis cosas por paquetería pues es la opción más viable que tengo ya que me iré al otro lado del país.
    El problema es que ahora me estoy preocupando con lo de las cajas =( y ya no sé qué haré. Pufff

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte y comentar, ¡espero que nos sigamos leyendo! Un abrazo :)