jueves, 23 de junio de 2016

Cómo mudarte con mascotas



El proceso de mudanza puede ser muy estresante para las personas... ¡ahora imagina para tus mascotas! Yo tengo gatos, así que no puedo hablar mucho por otros animales, pero aquí van mis consejos en caso de que puedan servirte. Si tienes algún otro tip, por favor compártelo con nosotros en los comentarios.

1. Prepara sus cosas un día antes
Antes de que la mudanza llegue y todo se vuelva un caos, asegúrate de tener sus cosas listas y bien ubicadas: juguetes, cama, alimentos, caja de arena, etc. Tu gato se guía por aromas, así que entre más pronto identifique sus cosas en tu nuevo hogar, será mejor.

2. Enciérralo
Entre el caos de la mudanza, dejarlo afuera puede ser muy estresante para él y podría incluso huir o esconderse. Lo mejor es que lo encierres en un baño con agua, comida y su cama. De esta forma se sentirá un poco más seguro y no tendrá que lidiar con extraños.


3. El traslado
Si puedes posponer el traslado para él, hazlo. Yo dejé a mi gato un día más en casa de mi mamá, de manera que pudiera yo poner orden en el depa y lidiar con la mudanza, sin preocuparme por dónde estaba el gato.


Si no puedes posponerlo, no te apures. Espera a que el camión de la mudanza se haya ido y luego ve al lugar donde encerraste a tu mascota. Entra con cuidado, seguro con tanto ruido y movimiento estará nervioso y no querrás que salga corriendo. Envuélvelo con una toalla y colócalo dentro de una caja transportadora (de preferencia) o en una mochila o bolsa donde pueda ir cómodo.

Pide ayuda para llevar al coche sus platos de agua y comida, y cualquier otro artículo que quede pendiente. Durante el trayecto en coche, procura ser tú quien lo lleve en brazos, eso le dará seguridad.

4. Nueva casa
Antes de que entren los de la mudanza, lleva a tu mascota al baño o un clóset y enciérralo ahí con agua, alimento y su cama. Permite que los de la mudanza hagan su trabajo y, una vez que hayan terminado y se hayan ido, ábrele a tu mascota, para que pueda salir.

5. No presiones
En especial si es un gato, tardará bastante en sentirse seguro y explorar el nuevo lugar. Es muy probable que el cuarto al que lo hayas llevado primero, se convierta en su "base" y a partir de ahí empezará a explorar poco a poco, pero terminará regresando a esa "base" cuando se sienta inseguro.


Hablando de Tommy en particular, fueron varias horas las que tardó en atreverse a explorar el departamento y las primeras noches quiso dormir dentro de la cama. Lo que hice para que ganara confianza fue dejarle su alimento y agua en mi habitación el primer día y su arenero en el baño (al menos tendría que salir del cuarto si quería ir al baño), y luego fui alejando los platos poco a poco, para que tuviera que salir también si tenía hambre. Además, cada vez que yo iba a algún lugar diferente (como la sala, la cocina, etc.), lo llamaba y lo invitaba a seguirme. Así, poco a poco fue tomando confianza y para la noche siguiente ya se movía mucho más seguro por todos lados.

Te recomiendo que este proceso lo hagas a solas con tu mascota y familia más íntima, en especial si es un gato o un animal tímido, ya que le costará más trabajo atreverse a salir si hay extraños o gente con la que no esté tan familiarizada.

Si tienes gatos, es normal que estos se escondan. Y a veces pueden esconderse tan bien que por más que los busques, no los hallarás, eso me pasó en mudanzas anteriores y por eso aprendimos a mejor encerrarlos en baños o clósets, pues el miedo de sentir que podría haber escapado en un lugar completamente nuevo era horrible. 

Por último, ten a la mano algún tentempié o juguete que haga ruido y que tu mascota ame. Así, si no lo encuentras, podrás llamarlo usando esos dulces o juguetes que le gustan.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y comentar, ¡espero que nos sigamos leyendo! Un abrazo :)