viernes, 15 de enero de 2016

5 tips para organizarte


Ya hablamos en la entrada anterior de los motivos que suelen detenernos cuando tratamos de hacer cosas (llámese miedo, flojera, aceptación...). Ahora hemos tomado la decisión de acabar con esas horribles listas de "pendientes" que nos persiguen y queremos ponernos metas claras. Pero, ¿cómo lo hacemos?

Fácil: es hora de organizarnos. Por eso aquí te traigo 5 ideas que creo que podrán serte muy útiles para lograr tus metas y objetivos.





1. Haz una lista

La mejor forma de saber qué tienes que hacer, es haciendo una lista. Si es la primera vez que haces una, te recomiendo darte un par de días para hacerla con calma, ya que las ideas de "cosas por hacer" irán llegando en diferentes momentos de tu día. Anótalas todas, incluso las que parecen más mensas o más inalcanzables.

2. Establece plazos y prioridades

Observa qué cosas de tu lista deben hacerse ya y cuáles pueden esperar, ya sea por cuestión de tiempo, de dinero o algún otro imprevisto (sabes que aprender a manejar podría tomarte más tiempo que llevar una colcha a la tintorería porque deberás investigar escuelas y requisitos). Cuando tengas el orden en que deberás sacar tus pendientes, establece los plazos de tiempo en que quieres lograr tus metas. ¡Sé realista! Irte de viaje a Londres suena fenomenal, pero probablemente tendrás un montón de cosas que hacer primero en casa, así que Londres tendrá que esperar.

3. Premia tu esfuerzo

La mejor manera de lograr las cosas, es sintiendo alegría por hacerlas. Si tener que limpiar el cuarto del fondo o la bodega no te emociona en lo más mínimo, ponte un premio por lograrlo: ya sea una cervezas con tus amigos, una pizza para cenar o esa blusa que viste en la tienda el otro día. El darte premios por cosas difíciles o poco llamativas de hacer, te hará tener más ganas de hacerlas. Eso sí: el premio se da al final, cuando el objetivo fue alcanzado, ¡nada de hacer trampas!

4. Desconéctate de tu alrededor

Olvídate del reloj, apaga el celular y la televisión, y ni se te ocurra revisar la computadora. Si has decidido sacar pendientes en un rato determinado, enfócate enteramente a ello. Pon música, tal vez algunas velas e incienso, y relájate y céntrate en limpiar la casa, sacar la basura, coser esos botones caídos y darle una limpiadita a esos zapatos.

5. Relájate y disfruta el proceso

Entre más nos estresamos con algo, más fácilmente fracasaremos, pues nuestro propio instinto evitará llevar a cabo esa tarea que nos está "estresando" y llevando al límite del infarto. Si tus metas son aprender a manejar, publicar tu libro, conseguir un nuevo trabajo o buscar tu primera casa, ¡relájate y tímalo con calma!

El chiste de estos procesos es que los disfrutes. Muchas veces los posponemos por miedo a lo que vendrá, al rechazo, a las puertas cerradas, a los "no" que nos pudieran dar, pero el 99% de las veces las cosas malas que cruzan nuestra mente no suceden jamás. Somos buenísimos para ver el lado negativo: es hora de que te enfoques en lo positivo.


Establece tus metas, ponles un plazo de tiempo, realízalas y confía en ti y en los resultados. Verás que poco a poco será más fácil sacar esos pendientes adelante y dejar de tener tantas listas. Incluso puede que encuentres nuevos pasatiempos o que eres muy hábil para algo que ni imaginabas. Date la oportunidad de conocer otro lado de ti, ¡y arriésgate!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y comentar, ¡espero que nos sigamos leyendo! Un abrazo :)